Contexto de riesgos

General

Contexto de riesgos se ocupa de las actitudes individuales y de grupo y comportamientos que afectan la forma en que el riesgo surge y cómo se puede gestionar.

Este contexto se puede ver como el riesgo tiene dos componentes: la actitud de cara al riesgo y el apetito de riesgo.

Actitud de cara al Riesgo describe un individuo o la reacción natural del grupo a la incertidumbre de cualquier tipo. Esto depende de la percepción de las personas de cara al riesgo que, a su vez, está influenciada por una serie de factores, tanto a nivel consciente como inconsciente.

El efecto de la actitud de cara al riesgo es más evidente durante el paso de planificación de la respuesta al mismo en el procedimiento de gestión del riesgo donde el mismo influenciara, la forma que la gente piensa, que el riesgo debe ser atendido.

 

 

Actitudes pueden  ser clasificadas en tres formas: aversión al riesgo, neutral a riesgo y buscador de riesgo.

Como el nombre lo sugiere, gente con aversión al riesgo no les gusta tomar riesgos. En algunos casos esto es un beneficio positivo. Cuando se planifica trabajo que riesgoso para el contexto de la salud y la seguridad o quizás cuando se trabaja para proveer alivio en una zona de guerra, tener aversión al riesgo es definitivamente una ventaja. No eliminara el riesgo inherente pero esto significara que el planificador adoptara un enfoque muy cauteloso para planear las respuestas al riesgo.

En algunos casos ser son adversos al riesgo es una desventaja. Es poco probable que ayude mucho ser reacios al riesgo si un proyecto está desarrollando productos para una empresa de tecnología empresarial con un movimiento rápido y entorno comercial competitivo. En esta situación, los planificadores tienen que estar más en la búsqueda de riesgo al extremo del espectro.

Actitud ante el riesgo puede tener un impacto importante en la etapa de evaluación en particular cuando se utilizan técnicas de riesgo cualitativos. Alguien que tiene una natural aversión al riesgo puede estimar la probabilidad y el impacto de un evento de riesgo más alto que alguien que se arriesga naturalmente. Cuando los grandes riesgos deben evaluarse con precisión, técnicas como Delphi pueden ayudar a reconciliar las diferentes actitudes de riesgo de los individuos involucrados.

Como en tantos papeles, la tarea que enfrenta el individuo es conciliar su predisposición natural hacia la incertidumbre con las necesidades de la obra en cuestión. Tal vez ser neutral al riesgo es el mejor atributo personal sobre la base de que será más fácil de moverse al lado de la aversión o el de la búsqueda, lo que el contexto demande.

Apetito representa la cantidad de riesgo que un individuo u organización está dispuesta a tomar con el fin de lograr sus objetivos y es más evidente en la etapa de identificación del procedimiento. Puede ser obvio que la empresa de tecnología empresarial mencionada anteriormente tenga un apetito de alto riesgo con el fin de alcanzar su objetivo de conseguir rápidamente nuevos productos innovadores en el mercado. Menos obvio es que la organización benéfica que ofrece ayuda a una zona de guerra también debe tener un apetito de riesgo elevado. Sin ella se quedarían en casa y no correrían el riesgo de recibir un disparo.

Esto pone de relieve la diferencia entre la actitud de riesgo y el apetito de riesgo. Ambos deben reflejar el contexto imperante de la obra.

Un gerente P3 tiene que entender el apetito de riesgo de la organización de acogida, ya que está relacionado con el trabajo y las actitudes de riesgo de los miembros del equipo y las partes interesadas. Durante las funciones de proceso de definición el desarrollo de soluciones será fuertemente influenciado por el apetito de riesgo de los interesados. Algunas formas de requisitos pueden ser entregados rápidamente o producir altos rendimientos, pero también implican altos niveles de riesgo. Estos serían aceptables para arriesgar buscando interesados pero no a aquellos que son reacios al riesgo. No todos los grupos de interés serán los mismos.

 

Proyectos, programas y portafolios

Una diferencia muy evidente entre los proyectos pequeños en un extremo de la escala y los portafolios en el otro extremo es el número de personas involucradas. Si bien es probable abarcar todos los puntos del espectro de actitud ante el riesgo de la gama de personas que participan en un portafolio, un proyecto depende mucho más de la actitud de su director y el patrocinador.

Por lo tanto, al final menos complejo del espectro, el gerente y el patrocinador debe ser muy consciente de sí mismo y controlar sus instintos para que coincida con las necesidades del proyecto. Al final complejo del espectro del equipo de gestión debe trabajar para gestionar la miríada de actitudes diferentes para adaptarse a las necesidades del programa o cartera.

Cuando el trabajo implica múltiples organizaciones, el gerente P3 tendrá que equilibrar las necesidades de los diferentes grupos de partes interesadas. Por ejemplo, cuando un proyecto está siendo entregado por un contratista en nombre de un cliente, puede haber diferentes apetitos de riesgo. El contratista puede ser adverso al riesgo con el fin de proteger el beneficio en el contrato, mientras que el cliente puede estar en la búsqueda de riesgo si hay oportunidades para aumentar el valor de la producción del proyecto.

Esto puede agregar una dimensión ética al contexto. Un gerente de proyecto puede identificar el riesgo que afecta el valor de la salida de su cliente, pero no el beneficio del contratista. Si el medio de responder al riesgo afecta adversamente el beneficio del contratista él puede estar reacio a destacarlo para congraciarse con el cliente.

Es de esperar que el aumento de la profesionalidad en la gestión de P3 signifique que el gerente de proyecto actúa en el mejor interés del cliente y el cliente reconoce esto en su trato con el contratista. El mismo tipo de principio puede aplicarse a los gestores de proyectos dentro de un programa.

Equipos de Programa y de gestión de portafolios deben asegurarse de que el nivel aceptable de riesgo para la obra en su conjunto se refleja en la gestión de riesgos de los proyectos y programas individuales. Esto no quiere decir que cada proyecto o programa tendrán que tener el mismo apetito por el riesgo, pero deben ser categorizados, priorizados y equilibrados con el nivel de riesgo general aceptable en mente.

 

 

Gracias a Ignacio Manzanera por la traducción

SHARE THIS PAGE
No history has been recorded.

Contexto de riesgos

Volver arriba