Gestión de la configuración

General

Gestión de la configuración abarca las actividades administrativas relacionadas con la creación, mantenimiento, cambio controlado y control de calidad de los productos. Sus objetivos son:

  • Identificar los productos que serán tratados como elementos de configuración;
  • Apoyar la evaluación de las solicitudes de cambio y documentar los resultados de control de cambios;
  • Mantener la validez de la configuración y la precisión del sistema de gestión de la configuración.

Una configuración es el conjunto completo de características funcionales y físicas de un producto entregable final definido en la especificación. En su forma más simple, gestión de la configuración es lo mismo que el control de versiones.

Gestión de la configuración proporciona control sobre el desarrollo de productos. Ayuda a evitar errores y malentendidos acerca de lo que se requiere de un producto y si lo hace. Se proporciona la verificación de los productos como es requerido por el desarrollo de soluciones. Esta función también asegura de que los procedimientos adecuados estén en su lugar para proporcionar mantenimiento continuo de los productos durante la duración del ciclo de vida del producto.

Un procedimiento típico de un sistema de gestión de la configuración es mostrado abajo:

 

 

Un plan de gestión de la configuración (ya sea como un documento separado o una sección del plan de gestión del alcance) debe describir todas las técnicas específicas y el alcance de su aplicación durante el ciclo de vida. El plan también debe identificar los roles y responsabilidades para llevar a cabo la gestión de configuración. Iniciación se asegurará de que los recursos necesarios, incluyendo personas, herramientas y sistemas están en su lugar.

Identificación de la configuración implica descomponer el trabajo en productos de componentes (elementos de configuración), la creación de una numeración única o un sistema de referencia y el establecimiento de líneas de base de configuración. Esto se alinea estrechamente con la preparación de una estructura de desglose de producto de gestión del alcance.

La etapa de control asegura que se documentan todos los cambios a los elementos de configuración. Un aspecto importante es la capacidad de identificar las interrelaciones entre los elementos de configuración. Esta información es esencial para la revisión y evaluación de pasos en el procedimiento de control de cambios porque la viabilidad de realizar un cambio en el alcance se verá afectado por su impacto en los elementos de configuración interconectados.

El estado de cuentas guarda contabilidad actual de una configuración, proporcionando la trazabilidad de los elementos de configuración a lo largo de su desarrollo y funcionamiento. Informes de estado regulares indicarán si las solicitudes de cambio se procesan de manera oportuna y pueden resaltar los productos que son objeto de frecuentes solicitudes de cambio o partes interesadas que son fuentes comunes de las solicitudes de cambio.

Verificación y auditoría se utiliza para determinar si un producto cumple con sus requisitos y la información de configuración. Por lo general, una auditoría se lleva a cabo al final de una fase, etapa o tramo.

Auditorías de configuración toman una de tres formas:

  • Una auditoría física se ve en los elementos relevantes de un componente de configuración y confirmará que el cumple con su especificación. Se comprobarán los resultados de control de calidad y confirmaran que toda la documentación necesaria de la prueba se ha completado.

  • Una auditoría funcional de un elemento de configuración comprobará que cumple la función para la que fue diseñada.

  • Una auditoría de sistema comprueba que el sistema de gestión de la configuración está funcionando, capaz de soportar el procedimiento previsto y realizar las funciones necesarias. Este aspecto de la gestión de la configuración es parte de la seguridad de la función.

Una forma de gestión de configuración también se puede aplicar a la documentación de gestión. Esto es principalmente sobre el control de versiones, pero también podría incluir auditorías funcionales como parte de la garantía.

Cuando el trabajo se ha completado, la responsabilidad de mantener los productos entregados pasa al cliente o a su operación negocios-como-de-costumbre. El equipo de gestión es responsable de asegurarse que todos los principios de gestión de la información han sido aplicados y la configuración es fácilmente transferible a aquellos que mantendrán los productos después de que el proyecto se haya terminado.

 

Proyectos, programas y portafolios

La necesidad de la gestión de la configuración formal, más allá del simple control de versiones dependerá de la escala y la complejidad de los objetivos. También dependerá del grado en el que se permiten cambios en la especificación. En un proyecto que tiene un contrato basado en un método de pago precio firme, no se permite ningún cambio. En un proyecto ágil, los cambios son una parte inherente del método. Ambos contextos necesitan rastrear diferentes versiones de un producto en el desarrollo y ambos necesitan apoyar la verificación de los productos contra el pliego de condiciones. Sistemas de gestión de configuración tienen que adaptarse a situaciones muy diferentes.

Dentro de la gestión del alcance, definición de trabajo produce una estructura de desglose y descripciones detalladas de cada producto. Esto se convierte en la configuración una vez que  la línea base que está sujeta a control de cambios formal y gestión de la configuración.

Algunos proyectos son más complejos ya que incluyen entornos críticos, seguros o relacionados con la seguridad.

Cuanto mayor sea el proyecto, más personas pueden estar involucradas en el desarrollo, las pruebas y la integración de un producto. Gestión de la configuración tiene el papel de asegurarse de que no haya espacios en la cadena de control de calidad, pruebas y mantenimiento de registros para todos los productos, ensambles intermedios y los regímenes de prueba que puedan comprometer los resultados finales.

Un equipo de gestión del programa debe garantizar que todas las salidas encajan y funcionan correctamente en el contexto del proyecto. Cada proyecto y el área de actividad de cambio dentro del programa deben adoptar un enfoque coherente de la gestión de configuraciones. Esto hace que sea mucho más sencillo el evaluar si un cambio en los productos de un proyecto tendrá algún efecto sobre los productos de otro proyecto, o sobre eventuales beneficios del programa.

Un portafolio es poco probable que produzca ningún otro artículo que no sea documentos de gestión claves, donde las diferentes prestaciones del proyecto y del programa se reúnen para cumplir con un objetivo estratégico y el equipo de gestión del portafolio debe realizar un seguimiento de la configuración para asegurar la integración final logra el resultado deseado.

 

 

Gracias a Ignacio Manzanera por la traducción

SHARE THIS PAGE
30th November 2015Link to Italian page added

Gestión de la configuración

Volver arriba